14 de febrero de 2010

Dar


Nunca abraces a alguien sin ser consciente que ese abrazo puede ser rechazado. Solo así el abrazo tiene valor real. Solo así se trata de amor incondicional.

1 comentarios:

Cuaderno de Danza dijo...

Dar y recibir es en verdad lo mismo... El rechazo forma parte de la vida, el miedo al rechazo es como una carcel de barrotes de viento. El amor incondicional creo que va más allá del rechazo o la aceptación, el amor incondicional trasciende lo físico, es el cuidado de todos los aspectos de la persona amada, desde la mente hasta el espíritu. Aunque miles de kilómetros nos separen de ella...

Publicar un comentario