31 de enero de 2010

Nuestra canción






Radiohead – Everything is in its right place


Justo antes no sabíamos nada. Justo antes tal vez temimos que fuera otro desengaño. Pero todo sucedió tan fácil que parecía que no éramos nosotros los que habíamos decidido que esto naciera.

Llegasteis con las mismas dudas, temores y timidez que nosotros llevábamos dentro. Y poco a poco las defensas cayeron y lentamente nos sumergimos en un momento presente que duró quince días.

Tom Yorke no dejaba de repetir que todo estaba en su sitio. No es que eso aportara nada nuevo, porque era algo evidente por si mismo. Todo fluyó con la facilidad con la que crece la hierba o con la naturalidad que hace que la serpiente cambie una piel muerta por una nueva y brillante.

Fluyeron las palabras, nerviosas al principio. Después fluyeron las risas, que aliviaron la tensión. Después empezaron a nacer sentimientos y deseos y sin darnos cuenta, nuestras manos marcaron tu piel entre gritos de placer, espasmos de dolor y la sensación de estar mas vivos que nunca.

El tiempo paró y podría haber parado para siempre. Yo hubiese roto todos los relojes y quemado todos los calendarios para perderme en esta espiral infinita. Una espiral en la que las fronteras entre unos y otros se disipan, ahí donde el pensamiento deja de ser un policía para convertirse en la madre que solo se preocupa de dar amor, comprensión, fuerza y paz.

Fuimos solo un canal. El canal por el que el Universo recordó que se puede marcar el cuerpo de alguien por amor, que se puede vivir y convivir olvidando todos los miedos aprendidos, que se puede ofrecer sin limite y sin limite recibir, que el juicio no es necesario para sobrevivir, y que sobrevivir es lo que hacen aquellos con miedo. El Universo recordó que la moral, la norma y la regla son vacuas cuando estás lleno por dentro. Fuimos el canal por el cual se expresó la realidad de que cualquier ser despierto del Universo sabe diferenciar entre un acto de amor y otro de miedo.

Pero no tuve tiempo de romper todos los relojes y de quemar todos los calendarios. Y tuvimos que decir “hasta luego”. Y lo hicimos siendo otras personas. Unas personas mas libres, mas llenas y mas grandes. Unas personas que por fin se atrevieron a sentir plenamente. Unos seres que saben que no se puede amar sin llorar y que llorar puede ser el fruto de una felicidad hermosa y eterna.

Y ahora que no estáis aquí, cuando Tom Yorke sigue diciendo que everything is in its right place, me cuesta un poco creerle y hasta me dan ganas de decirle que no. Pero en el fondo sé que así es y así ha sido siempre.

Nuestros puños están apretados para que el tiempo pase rápido hasta que se pare de nuevo.

2 comentarios:

Ironic Dolly dijo...

Te quiero,simplemente te quiero. Estás aqui,aunque cada mañana te veas en tu espejo. Estás aqui.

Corazón de Madera dijo...

Y yo te quiero a tí. Y noto que una parte de mi está contigo y una parte tuya conmigo. Todo está en su sitio :)

Publicar un comentario